jueves, 15 de enero de 2015

Je suis Charlie



El Festival Internacional del Cómic de Angulema, el más importante de Europa, ha decidido crear el "Premio Charlie a la libertad de expresión", que entregará anualmente y que dejará de existir el día en que todos los dibujantes del mundo puedan ejercer su trabajo en total libertad.

El premio se entregará a un dibujante de cómic o de prensa que no pueda desarrollar su trabajo en libertad.

(Je suis Charlie)" es el lema colgado en la web del festival (de Angulema), que además afirma en un editorial: "El dibujo, de cualquier época, ha sido para el hombre el modo de expresarse: para decir, compartir, testimoniar, protestar, dialogar, cuestionar, reunir. En una palabra, para aportar ideas".

"El Festival Internacional del Cómic de Angulema, desde su creación, se ha esforzado en dar la palabra a autores de todos los países y nacionalidades. Con toda libertad. No hay otra alternativa", agrega.

"El dibujo es eterno y los dibujantes desaparecidos de 'Charlie Hebdo' estarán siempre en nuestros corazones"


Portada número de la revista inmediatamente posterior al atentado terrorista.

miércoles, 14 de enero de 2015

FotoperiodistaS

Steve McCURRY y la niña afgana

"Había una luz suave. El campo de refugiados en  Pakistan era un océano de tiendas. En el interior de una de ellas, la de la escuela, aquella niña fue lo primero que llamó su atención." Era una mañana de 1984, S. McCURRY tomaba la foto de la niña afgana de ojos verdemar que en junio de 1985 daría la vuelta al mundo y se convertiría en una de las imágenes más vistas de la historia de la fotografía, la niña afgana de mirada inquietante y hermosa, desconocida durante 17 años.


17 años después, S. McCURRY viajó a Pakistan y Afganistan hasta encontrar a Sharbat Gula. "El tiempo y la adversidad han borrado la juventud de su rostro, [...] pero sus ojos todavía fulguran.[...]
Sharbat Gula puede escribir su nombre pero no sabe leer. Abriga la esperanza de dar educación a sus hijas (en el momento de la publicación de este artículo tenía tres hijas, la mayor de 13 años y la menor de uno) "Quiero que mis pequeñas tengan cultura -dijo-. Me hubiera gustado terminar los estudios, pero no pudo ser. Lo sentía cuando tuve que emigrar" Dice un proverbio afgano que la educación es la luz que ilumina los ojos."
En el año 2002 NatGeo publicó un artículo con las imágenes de esta mujer cuya foto sin nombre era conocida por todo el planeta menos por ella. Nunca volvió a ser fotografiada. La guerra en Afganistán la expulsó de su país y la dejó huérfana en un campo de refugiados pakistaní donde la encontró S. McCURRY