viernes, 1 de julio de 2016

SONIA DELAUNAY





Sonia Delaunay en su estudio

Sonia Delaunay es famosa, ante todo, por haber fundado con su marido Robert Delaunay, el movimiento artístico llamado “Cubismo órfico”, terminología procedente del conocido poeta de los artistas vanguardistas, Guillaume Apollinaire. El Orfismo se reivindica como el nivel superior de la creación pictórica, es decir, como una forma de creación totalmente pura. Los artistas no utilizan la figuración, pero traducen su afán de creación combinando colores y formas, simbolizando así el vínculo entre el cubismo y la abstracción. También rechazan todo modo de reproducción mecanizada de la realidad, logrando una pintura destinada únicamente a emocionar y transmitir sensaciones al espectador.

La composición se organiza en una serie de círculos coloreados combinados alrededor de puntos. Aparece una cierta continuidad visual entre estos discos luminosos pudiendo ser el resultado de la ley de contrastes. El concepto de ritmo y de la combinación armónica de matices apunta sin duda, a un paralelo con la creación musical. El titulo mismo del portafolio hace eco a la figura mitológica de Orfeo, que siempre acompaña sus versos con la música de su lira. El espectador no debe reconocer en esta obra una representación o una reivindicación concreta, sino la búsqueda de la sinestesia entre dos formas de arte: la poesía y la pintura.
Biografía del artista
Nacida en Rusia en 1885, Sonia Delaunay descubre las artes plásticas de forma totalmente autodidacta. Estudia primero en Alemania antes de marcharse a Paris en 1905 para completar su formación artística con las clases de dibujo en el Atelier de la Palette, de Montparnasse. En el corazón de la capital, el artista descubre las vanguardias de los años 20. Se inspira de dos movimientos importantes, el fovismo y el cubismo, de los cuales conservará los colores vibrantes y las composiciones exageradas. En 1910, se casa con el pintor Robert Delaunay con el que creará una prolífica cooperación artística. Juntos, fundan el “Cubismo órfico “(1914-1920) que transcribe el dinamismo de la vida moderna mediante la confrontación de colores según la ley física del contraste simultáneo de Michel Eugène Chevreul del s. XIX. Esta ley estipula que la intensidad del color puede variar según el color que se encuentra al lado.

Otros ejemplos son la obra “Ball Bullier” donde se percibe el alboroto de los bailes populares y la serie “Tour Eiffel” (1910-20), de Robert Delaunay que muestra la energía de la capital francesa. En los años 30, realizan juntos la serie “Rythmes” (Ritmos) en la que los discos pintados revelan el continuo movimiento de los colores.

Esta cooperación artística con su marido solo constituye un pequeña parte de la carrera de Sonia Delaunay. Robert Delaunay muere prematuramente en 1941. La pintura de Sonia Delaunay contiene luminosidad y pura geometría, lo que le aporta una dimensión decorativa. Además de interesarse por el grabado y la litografía, crea modelos de alta costura, tapicerías y pintura sobre textil, ilustrando entre otros los poemas de Blaise Cendrars.
Sus obras son conservadas hoy en día en el Museo Nacional de Arte Moderno de Paris y otras instituciones francesas como la Biblioteca Nacional o el Museo de la Moda-Galliera en Paris.

Como muestra de reconocimiento, la UNESCO confió en el talento de Sonia Delaunay para realizar el cartel de promoción del Año de la Mujer decretado por las Naciones Unidas en 1975. El artista muere en Paris en 1979. 


Si te has leído el texto, ahora,  mira esto: Moving in bold colours

¿Y por qué hablamos de Sonia Dalunay?... porque a continuación