domingo, 23 de octubre de 2016

LA BIBLIOTECA


Un  24 de agosto  del año 1992 ardió una de las bibliotecas más importantes de Europa. Esto ocurrió en la guerra de los Balcanes, durante el Cerco de Sarajevo (1992-1996). La ciudad catalizador de culturas, etnias y religiones, cosmopolita y ejemplo de convivencia estaba rodeada de colinas desde donde fue cercada,  hostigada y bombardeada por el ejercito serbio.


"El incendio de 1992 destruyó centenares de miles de libros y numerosos incunables. Varios miles de volúmenes pudieron ser salvados en los primeros momentos del incendio, cuando los empleados de la biblioteca, arriesgando sus vidas, comenzaron a arrojar libros y documentos por las ventanas. [...] 


La biblioteca era una rótula, un punto de unión y de encuentro entre las distintas culturas representadas en una ciudad, que llegó a ser considerada como la segunda capital del Imperio Otomano. La joya de la posesión turca en Europa. Quienes ordenaron el ataque quisieron destruir esa rótula, para reconfigurar la historia. Atacaron el pasado y también el presente más inmediato." 
El hombre que incendió la biblioteca


Gervasio Sánchez. Biblioteca de Sarajevo

El haz de luz que atraviesa la sala destrozada de la biblioteca de Sarajevo embellece su terrible atmósfera. La publiqué por primera vez en agosto de 1993. Con el paso del tiempo se ha convertido en un icono de la barbarie. La tomé el último domingo de junio sobre las nueve y media de la mañana. Nunca pensé que esa fotografía entraría en los museos. Nació para documentar el horror de la guerra, la incapacidad del hombre para vivir sin matar a su vecino.